Skinny Darren no podía esperar a que terminara su clase de piano