Una vez que Ana Livia acaricia su polla con esos guantes no hay que quitarlos, Ella se agita y se dobla a sí misma, gemidos y jorobas en la cama para sacudirse hasta que eyacula su carga de esperma por todas partes