Nikki Vicious, una hermosa rubia afligida, recibe la tierna atención de un peregrino Gabriel Dalessandro que la alivia con su gruesa y enorme polla en su boca. Ellos follan en una variedad de posiciones con su enorme polla dura en su apretado culo.