¡Pensar que eso es todo lo que llevó a Luke Adams y Dylan Strike a la mazmorra de Sebastian Kanes por una disciplina BDSM!