¡Los oponentes en el campo de fútbol se convierten en amigos de mierda en el vestuario! ¡Leo Mariano y Florian Mraz tenían una cosa por el otro por años!