La rubia Aubrey no puede tener suficiente del musculoso semental Miles. Ella agarra su polla y se la mete en la boca, lo que le hace gemir de deseo. Pronto es hora de insertar su gruesa polla veninosa en Aubreys invitando al gilipollas. La folla en varias posiciones.