Era un momento en el que el jugo de su merienda goteaba por su barbilla y sobre sus tetas pequeñas, y cuando ella exprimía la fruta en sus manos y comenzaba a esparcirla por toda su espesa mariquita