Cuando entré por primera vez en el bar, Ann no estaba en el escenario, estaba sentada con un cliente potencial y se veía genial. Lo que para mí era que sabía que quería tenerla pero no sabía si podía